Insertos roscados para el proceso de inyección

Insertos roscados para inyección de termoplásticos

Dentro de la familia de insertos para plástico, podemos diferenciar dos tipos en función del modo de instalación. Por un lado están los insertos roscados para montaje por presión y por otro los diseñados para montaje por calor, ultrasonido o durante el proceso de inyección. Si nos centramos en estos últimos, podemos diferenciar los insertos tipo TH y el THC.

Los insertos TH y THC, a diferencia de los que se montan por presión, no disponen de una ranura en su cuerpo con el fin de evitar que el termoplástico pueda introducirse en el roscado durante el proceso de inyección. Esta opción de montaje es la más rápida, ya que evita tener que realizar pasos adicionales. Sin embargo, si es necesario montar el inserto una vez la pieza plástica se ha enfriado, el montaje también puede realizarse por calor o ultrasonido.

La diferencia entre el TH y el THC es que el primero no tiene cabeza, quedando al ras una vez montado, sin embargo el THC sí que tiene, sobresaliendo esta una vez el inserto esta montado. Esta cabeza en ocasiones se utiliza para evitar que las dos superficies de las partes a unir estén en contacto.

La finalidad de este tipo de insertos roscados es conseguir un roscado de alta resistencia en todo tipo de plásticos, evitando así que esta se deteriore con el uso, y alargando la vida útil del producto final.

Nuestro equipo técnico está a su disposición para resolver cualquier duda que le pueda surgir, ya sea telefónicamente o a través del siguiente formulario.