Resortes de Gas Camloc-Motion

¿Cómo montar correctamente un resorte de gas Camloc Motion?

Cuando se está diseñando una nueva aplicación con nuestros resortes de gas o cuando un operario va a montarlos en la aplicación, son muchos los que nos preguntan cuál es la posición de montaje correcta. A continuación vamos a desarrollar una breve explicación sobre las mejores opciones de montaje.

Cuando estamos diseñando, ¿cómo se determinan los puntos de anclaje de un resorte de gas?

Partiendo de que un resorte de gas dispone de dos puntos de montaje, uno fijo y otro móvil, y teniendo en cuenta que el punto móvil es el que se mueve durante el proceso de apertura y cierre, este último tiene que situarse aproximadamente a 1/3 de la longitud de la tapa desde la bisagra. Además, ha de tenerse en cuenta que la varilla del resorte de gas siempre debe estar en la parte de abajo cuando el resorte está cerrado, para así garantizar una correcta lubricación. Los puntos de anclaje van a depender también de otros factores, como puede ser el centro de gravedad de la puerta, por lo que es necesario estudiar en detalle cada aplicación.

¿Cuál es la orientación de montaje de un resorte de gas?

Podemos diferenciar dos tipos de orientaciones, la normal y volteado.

El montaje normal es el más recomendado. En este caso el punto de montaje más bajo cuando el resorte está cerrado, sigue siendo la posición más baja cuando el resorte está totalmente extendido. Recodar que lo ideal es que la varilla del resorte siempre esté montada en la parte de abajo y el tubo en la parte de arriba, consiguiendo que la junta principal esté siempre lubricada, de no ser así, la vida útil del resorte de gas se reducirá notablemente. El principal inconveniente de este montaje es que se requiere que el resorte realice una mayor fuerza para la elevación de la tapa.

Por otro lado, el montaje volteado se caracteriza por estar el punto móvil más distanciado del punto de giro que el punto fijo. En este caso, el punto de montaje más bajo cuando el resorte está cerrado pasa a ser el más alto cuando está totalmente extendido. Esto provoca que la apertura sea más brusca durante el recorrido final de la extensión, ya que llega un momento en el que el aceite ha pasado al otro lado del pistón, y a partir de ese momento el aceite deja de hacer la función de amortiguación. La ventaja de este tipo de montaje sobre el anterior es que las bisagras tienen que soportar menos esfuerzos.

Para cualquier duda puede ponerse en contacto con nuestro departamento técnico vía telefónica o a través de nuestro formulario web.